Saurom + Opera Magna + Lèpoka - Sala Moon (Valencia) 24.2.2018

La Unión hace la fuerza seria sin dudarlo el titulo de esta crónica. Los anfitriones de la velada Opera Magna tenían prácticamente agotadas las entradas para el evento que celebraban en la sala Rock City para finales del año pasado cuando se les cruzo en su camino la posibilidad de hacer algo de mayor envergadura uniéndose a Saurom. Así que decidieron hacer un cambio de fecha en una sala con un aforo mayor para ver las expectativas de la respuesta del publico haciendo del evento algo mucho más acorde con en el nivel en que la banda se encuentra en estos momentos. La respuesta ha sido acogida con gran entusiasmo y todo cuidado al mínimo detalle. Para abrir la cita los castellonenses Lèpoka que siendo de la ciudad vecina y a tan solo una media hora de distancia de desplazamiento consiguieron atraer al publico del norte de la región. Un sold out en toda regla en una sala referente de la cuidad de levante en la epoca de los 90.
Lèpoka se encargaban de abrir una fiesta sin precedentes con su folk metal y su indumentaria monje medievo. Con una sala abarrotada que pedía muchas horas de rock en la escena y que venían a presentar su tercer LP de larga duración recién editado "Bibere vivere" . El publico desbordaba la sala desde la apertura con colas en los aledaños y con pasión en todo momento durante el concierto de la banda y que colmo con el éxtasis con su tema de cierre "Chupito", un himno proveniente de su álbum "Beerserkers" con incitación a la bebida como lo hacen otras bandas de folk metal del mismo estilo tipo Alestorm o Korpiklaani.

Acto seguido los valencianos Opera Magna rompían con todo , dando una vuelta de tuerca a lo de que no hay profeta en su tierra. Ya que los Magnos con mucho sudor y esfuerzo se han convertido en un estandarte de calidad metálico consolidado desde la cuidad de Valencia hasta traspasar el charco haciendo las Américas como Colón. Gentes venidas desde todos los rincones del país , desde Madrid a los pueblos de la periferia valenciana se congregaron en masa para dar la bienvenida a los reyes del metal sinfónico en habla hispana.  Los Rhapsody Hispanos se deslumbraron con su sonido bien cuidado y sus temas bien trabajados. Jose Broseta a las voces disfruto de aquella noche mágica y nos recordó que en aquella misma sala para todos conocidos como la antigua sala Roxy donde debutaban hace décadas el Rock volvía y seguirá estando presente por siempre. Penella al bajo concentrado y viviendo el momento , Quique a la guitarra disfrutando y sintiendo. Como no Javi a los solos haciendo virtuosismo mágico y sintiendo que su música nos llega. Ruben Casas dando la sinfonía a los teclado o Adrian marcando el ritmo a la batería. En definitiva una gran banda de Rock de Power Sinfónico Unida en todo momento y compacta que nos llego desde el primer al último tema. El mejor concierto que he visto de ellos hasta la fecha desde la escena y abajo de ella por la entrega de un publico que se congrego por algo mucho más que un concierto para dar reconocimiento a una calidad superior que hay en una banda en nuestro país de un nivel internacional. No todas las bandas poseen esta magia, calidad y profesionalidad que ejercen desde el estudio a plasmar en un directo prácticamente magistral.  Sonaron temas de todos sus periodos pasando por clásicos básicos de sus inicios con el inconfundible "Horiozontes de Gloria" de su primer LP, "Donde Latía un Corazón" de su último trabajo o "El corazón delator" de su álbum dedicado a "Poe". También sonaba su balada de corte medieval "Hijos de la tempestad" que da nombre a su gira o "La herida" que es otro de sus himnos que perduraran en la historia de esta gran banda.
Un concierto que se nos dio breve pero intenso y pienso que marcara un antes y un después en la repercusión tenida por el público hasta la fecha en su ciudad natal y en el resto del estado.

Para finalizar los gaditanos Saurom vistos recompensados por la calidad de las bandas nativas de la región valenciana también estaban con ganas de sentir la fiesta de los juglares venidos de tierras recónditas. Con un arte andaluz y unas gaitas nos deslumbraron con sus acordes para bailar sin fin a ritmo juglar. Aunque bien es cierto que después de ver toda la parafernalia que montaron en el festival Leyendas del Rock con el Circo del Rock esperábamos un montaje mucho mayor, a pesar de ello la calidad musical y las ganas aportadas por la banda hicieron que la noche fuera una fiesta. Temas como "El saltimbanqui", "La posada del Poney pisador" , "Vive", "Vida" todo temas alegres y festivos que no se podía parar combinados con Baladas romanticonas y medios tiempos. No faltaron clásicos como "La leyenda de Gambrinus" o "El Carnaval del Diablo" para terminar con uno de los temas primigenios de la banda "Fiesta"  con el baile del juglar de los denominados Saurom Lamberdt como eran conocidos antaño hicieron deslumbrar una sala de pasión en una noche de autentica locura juglar metal.

Larga vida a la música power, celta, folk festiva porque aun resuenan las campanas en nuestras mentes de Rock´n Roll.

Y lo dicho al final la Unión hace la fuerza porque tanto Sauron como Opera y Lèpoka  se vieron recompensados al unirse por un fin común el Rock y la Diversión . Esperando que esta combinación explosiva se recupere en nuevas fechas haciendo el disfrute de la asistencia.

Jessús Caballero "Txus Tankian"









1 comentario:

Viva el Rock! dijo...

Genial la crónica, pero un pequeño detalle, terminaron con la taberna y la canción que pone “el baile del juglar” se llama fiesta. Un saludo y más conciertos asi!!